Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar
Imagen de sección

Noticias

Maria Diaz Logopeda - ¿Mi hijo tiene dislexia? - María Díaz Logopeda

¿Mi hijo tiene dislexia?

Fecha: 13/02/2018

En este artículo hago una breve explicación sobre qué es la dislexia y cuándo diagnosticarla  

Son muchos los padres, que me hacen la pregunta, ¿mi hijo tiene dislexia?

Ante esto, lo primero que debemos hacer es saber qué es la dislexia y cuáles son sus principales síntomas.

La dislexia es un trastorno permanente, de origen neurológico, que origina una dificultad para el aprendizaje de la lectura, sin que haya ninguna otra causa que justifique esta dificultad, por ejemplo, física, cognitiva, emocional o ambiental.

Podemos considerar que alguien está dentro de la población de riesgo:

-         si presenta antecedentes familiares de dislexia (padres, hermanos…)

-         Ha tenido retraso en la adquisición del lenguaje oral

-         Inicio del aprendizaje de letras y números con muchas dificultades.

Un niño no debería ser diagnosticado antes de los 8 años de edad, ya que una de las situaciones más frecuentes ante las que nos podemos encontrar es la confusión de la dislexia, con un retraso en el aprendizaje de la lectoescritura.

En este segundo caso, los padres o profesores al ver que el niño no es capaz de identificar las letras, de reconocerlas, o retener el aprendizaje, así como la inversión de estas y los números en escritura, comienzan a sospechar de una posible dislexia.

En ocasiones con una estimulación e intervención temprana, ante los primeros síntomas el niño mejora y alcanza una buena competencia en lectura y escritura, despejando cualquier duda.

Cuando el niño recibe tratamiento y la mejora es lenta e irregular podremos estar ante un posible caso de dislexia.

Por ello lo mas importante es una actuación rápida y con el profesional adecuado.

Los logopedas realizaremos una buena evaluación del caso, recogiendo todos los datos que nos puedan ofrecer tanto la familia como en el colegio, y realizando pruebas directas sobre el niño.

Si el diagnostico fuera afirmativo, también podemos ofrecer unas pautas para llevar a cabo en todos los ámbitos.

Es muy importante que se conozca bien a fondo este trastorno, en muchos casos las personas que lo padecen, están “etiquetadas” de vagos, pasotas, despistados…

Debemos pensar que a estas personas les supone un esfuerzo cognitivo tan grande realizar una tarea que implique estos procesos, que su nivel de fatiga es muy alto.

Estas pautas y consejos le servirán de gran ayuda para ir superando los retos académicos que se le presentan.

La estimulación e intervención temprana, marcarán el devenir del trastorno, y en muchas ocasiones resolverán las dudas de los padres que tanto angustian.

No dudéis en consultar.

 

Contenidos relacionados